Las familias reclaman

A Javier (nombre ficticio) le cambiaron tres veces de colegio sus padres. No sabían qué hacer con el chaval. Indisciplinado, Javier se había convertido en el muchacho más rebelde de su clase, abusando sin piedad de sus compañeros de clase y convirtiendo en un martirio su estancia en clase para los profesores. Pero todo cambió a mediados del curso pasado, cuando un psicólogo se hizo la pregunta: ¿y si Javier se aburre en clase? …

Sigue leyendo la noticia en el diario EL CORREO.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *